No desmayar

22 junio, 2015

Existe un mito de que los noviazgos largos terminan en matrimonios cortos, yo puedo dar fe de que ello no es mas que un mito, hace unos años estaba yo comenzando a hacer fotografía de bodas, tendría un par a lo mucho, Luisa es como mi hermanita menor, esa que ves crecer y madurar de la forma mas increíble posible, una noche en el cumple de su hermano – que también hizo sus fotos de boda conmigo –  le dije “el día que te cases yo haré tu boda y será genial te daré las mejores fotos que pueda hacer”, ese día llegó un año y algo después, las promesas se cumplen, yo hice su boda.

La pequeña Luisa se casaba con Fabio luego de 8 años de ser novios, que gran alegría, una boda plena, con cada detalle cuidado, todo hecho una belleza para una novia que vimos de niña y que se hizo mujer ante los ojos de todos los que la conocemos desde la infancia y la adoramos sin cesar. Recordar para mí esta boda es algo muy mágico, la conexión que existe entre ellos es fabulosa, una relación muy sólida y llevada con una madurez muy peculiar, siempre le digo a Luisa y a Fabio, siempre que tengo la oportunidad “su boda es sin duda una de mis mejores bodas”. 

¿Cómo no ser una de las mejores?, una boda con una carga emocional increíble, ese día me ayudó tanto a ser el profesional que hoy soy, fué un día muy fuerte, donde todos los que estuvimos teníamos una gran responsabilidad, todo a pesar de cualquier cosa debía salir bien. Luisa estaba tan bella, que mis fotos no son capaces de mostrar la realidad que pudimos ver, Fabio se portó como el caballero que es en cada segundo de esa noche, para mi fue un día con mucha expectativa, era toda una responsabilidad a la que nunca me había enfrentado y salió tan bien como lo querían.

Gracias Pupa y Fa por darme ese gran regalo, de hacer una boda con la que soñé por mucho rato, hubiese querido tener la calidad de ahora un par de años antes, aún así gracias por confiar en mi.be happy icon ctrweb75x75

 

 

Categorías
Boda|Wedding